Culturia Profana

Entre Comillas - Cultura y Covid19 - Nuevos Hábitos - Blog

INFORME DE LA ACTIVIDAD “Cultura y covid-19 ¿Nuevos hábitos?”

Para descargar el Informe en PDF

Creative Commons (CC)

Culturia Innovación Social, en el marco de su línea de trabajo de investigación y dinamización social, realizó, el pasado viernes 24 de abril de 2020, el encuentro participativo online “Cultura y covid-19 ¿Nuevos hábitos?”, que se efectuó a través de la plataforma Zoom. La sesión, que se desarrolló a lo largo de una hora y 30 minutos, culminó con la construcción de conocimientos de manera colaborativa con los participantes interesados.

La actividad forma parte de la adaptación online del formato “Entre Comillas”, una dinámica que parte de la premisa de acercar y abrir un canal de participación social que permita poner en palabras nuestras inquietudes y pensamientos, promoviendo la creación y difusión colectiva de conocimiento, a través de un diálogo lúdico y respetuoso entre entendidos de la temática a desarrollar y la sociedad.

Vídeo completo de la actividad

 “El panorama cambió radicalmente para el sector”

Efectivamente el estado de alarma ha marcado un antes y un después para la situación del sector cultural. Hasta incluso el mes de febrero, el sector cultural era uno de los más dinámicos de la economía española, con un crecimiento que superaba al promedio nacional, haciéndolo en cifras próximas al 4%, representando 3,5% del PIB en 2019, equivalente a 40.000 millones de euros.

El sector generaba 700.000 empleos. El consumo o la realización de acciones artísticas o afines venía incrementándose año-año y según los resultados de la encuesta de hábitos 2018-2019 del Ministerio de Cultura y Deporte, como mínimo un 65 % de la población adquiría o usaba bienes y servicios culturales. Al año, cada familia gastaba 682 € en estas actividades. Todas eran señas de un área en expansión. Pero, con la irrupción del covid19, el panorama cambió radicalmente para el sector.

Las actividades culturales, convencionalmente realizadas en espacios públicos abiertos o cerrados, se vieron suspendidas por el decreto de alarma. Las consecuencias han sido evidentes. ADEPI calcula pérdidas por 3000 millones de euros durante el primer mes de cuarentena, asociaciones de artes escénicas señalan la suspensión de 30.000 funciones en el mismo período; se dejaron de vender 5,7 millones de entradas y se han suspendido unos 300 rodajes según FECE, AEC y  Spain Film Commission, mientras que  la Unión de actores cifra ya en 23% la cantidad despedidos del área.

Ante la imposibilidad de hacer actividades convencionales, la población se ha refugiado en el mundo virtual: el uso del móvil se ha disparado un 38% en las últimas semanas, las redes sociales como Whatsapp y Twitter han crecido más de 50%. La televisión y las plataformas digitales de series y películas (como HBO, Netflix, Filmin, Amazon), ha visto incrementado su consumo en 46 y 115% respectivamente. Lo online parece estar posicionándose como una opción para el público.

El confinamiento y la repetida sugerencia de mantener el distanciamiento social parecen haber cumplido con el objetivo de mantenernos en casa, alejándonos de los recursos culturales físicos y exponiéndonos como nunca a las alternativas en línea. Queremos dejar en el aire la duda de si esto podría generar cambios en nuestros hábitos de consumo y producción cultural y si lo hubiera,  qué retos traerían para el sector, Temas que queremos hablar entre todos durante este encuentro participativo.

“Debemos aprender, nuevamente, a lidiar con la incertidumbre”

El distanciamiento a raíz de la propagación del covid-19 tiene una repercusión sobre la salud, ya que el ser seres sociales, necesitamos tener relaciones con otros. No obstante, algunos aspectos de esta situación son positivos, como el tener un mayor contacto con el yo interior o revalorizar el hogar, el barrio o la familia. Hay que comprender también, que determinadas personas pueden llevar peor esta situación, por razones tanto psicológicas como de contexto vivencial. Serán las primeras en tratar de recuperar la vida pública.

El miedo al contagio y a lo desconocido son sensaciones también generalizadas a raíz de la pandemia. Hay que afrontarlas, ya sea paulatina o directamente. Algunas personas tendrán mayor facilidad y se atreverán a volver a la calle más rápido que otros. Es importante para las entidades culturales identificar y atraer a esa gente. Tomando las precauciones del caso, podrían funcionar como modelos a seguir por personas más cautelosas, iniciando un efecto imitación.

Durante los próximos meses será necesario lidiar con la incertidumbre. Es natural que esto genere ansiedad y preocupación en todos, ya que la crisis del coronavirus ha sacado prácticamente a la sociedad completa de su zona de confort y por ende, desatado las inquietudes. Si bien hay grandes riesgos, también puedes ser una gran oportunidad para redescubrir capacidades e innovar. Frente a estas variaciones, tanto gestores, entidades, creadores y audiencias tenemos que medir hasta qué  punto nuestras dificultades para adaptarnos se deben, no solo a las circunstancias sino también a una resistencia al cambio.

Por otro lado, no se debe dejar lado el valor de la efervescencia colectiva, ese cúmulo de sensaciones que se producen al hacer algo con sentido de grupo, pues seguramente seguirá siendo un factor importante para el consumo cultural, en particular para áreas cómo las artes escénicas y musicales.

“Para el teatro es vital mantener ese vínculo con el público”

El teatro y el público tienen una relación muy estrecha. Es más difícil para esta disciplina plantearse nuevas formas de conectarse con él en medio del distanciamiento social y físico o la reducción de aforos.

En el terreno, el miedo y el pánico social va a evitar que el público se acerque a espacios cerrados. Esto va a impactar en las salas, con mayor fuerza en las pequeñas.

Mientras disciplinas artísticas han tenido algún recorrido en nuevos canales para el consumo, en el caso del teatro cuenta con mucho menos experiencia. Muchas personas se han acercado a la retransmisión digital del teatro, pero tanto la calidad como la capacidad de transmitir emociones, en la mayor parte de las iniciativas, no se compara con la experiencia presencial en sala. Quizás ha llegado el momento de explorar propuestas en este sentido.

Pero, la magia del teatro corre el riesgo de perderse vía online. Para este lenguaje artístico es necesario un cambio y estudio simular ese vínculo vital con el público, esencial para existir. Lo online puede ser un complemento ideal, pero sin perder la actuación en vivo y la presencia en físico.

Además de este estudio para generar nuevas formas y estrategias, el teatro podría acercarse para hacer sinergias con el mundo del audiovisual, para tratar de hacer versiones que se disfruten a través de la pantalla, con los niveles de calidad y formas que permitan competir con otros contenidos que ya se exhiben en espacios como las plataformas.

“El audiovisual tiene un camino adelantado y una capacidad de adaptación”

El cine lleva un cierto recorrido en el camino de generar alternativas de consumo, que complementa al formato convencional en salas de proyección. Esto ha dotado a los productos audiovisuales de una tremenda capacidad de adaptación. Muchas de las actividades de visionado son adaptables a la red. Un ejemplo de esto, es que las plataformas de visionado online crecen exponencialmente, no sólo en número de usuario, sino de contenidos.

La idea de las salas de cine como el único espacio para disfrutar realmente una película, por la calidad de imagen y sonido es casi una idea romántica. Ahora hay tecnología que permite transformar los salones de casa en pequeñas salas de cine. No obstante, en buena medida se pierde la experiencia de socialización (efervescencia colectiva) y esto, es de las cuestiones más relevantes en sala.

La tendencia al consumo de películas y series a través de pantallas en el hogar puede también estar marcado por un tema generacional. Seguramente, los más jóvenes tienen una visión más avanzada sobre el consumo online. Mientras los mayores de 35 años, más hábito de sala de cine.

No obstante, ambas formas pudieran convivir, aunque las salas, no solo por la coyuntura de la pandemia, deban replantearse algunos aspectos, en particular formas de incrementar la experiencia para sus usuarios.

Como en otras áreas, la monetización será un reto, en particular por el online. No obstante, aquí la calidad de servicios y contenidos implicará más incentivos para el pago del público.

Y es que, no sólo en el audiovisual, sino en prácticamente todas las áreas, vamos a vivir un proceso en el que lo primero va a ser acostumbrarnos y generar el hábito de ver un tipo de contenido, es decir, experimentar. Luego, viene un consumo más intensivo y finalmente, debe venir la monetización.

“La gente ahora quiere conocer más al artista, quiere saber qué hace”

Estamos normalizando la virtualidad, este es el momento de conectar con el público a través de nuevos recursos digitales.

Esto es parte del “empuje” hacia la digitalización, que ha influido en el acercamiento y en la accesibilidad entre profesionales y audiencia. Esto puede generar nuevos hábitos y una nueva sensación de cercanía. Nos encontramos en un punto en el que debemos buscar maneras innovadoras de acercar el arte a la sociedad. En esta búsqueda, estamos descubriendo nuevas piezas, servicios, temas e incluso, formas de efectuar nuestra actividad.

En el caso de las artes plásticas, muchos artistas hemos decidido aprovechar esta crisis como una oportunidad para abrir nuestros talleres. Desde ahí seguimos creando, formando y conectando con nuestro público.

Lo complejo de la situación promueve las sinergias entre artistas. Hay intercambios en línea que permiten generar colaboración y acercamientos. También hemos visto casos en los que las redes sociales han impulsado a la gente a conocer museos y e incluso a hacer prácticas artísticas en casa. Son ejemplos de cómo lo virtual complementa e incluso, potencia lo que se hace de forma física. Nunca el mundo del artista había sido tan accesible como ahora con las redes.

“Los datos solos no bastan. La creatividad es vital”

No vivimos en una época de cambios, sino en un cambio de época. Viene un proceso de iteración y de aprendizaje y de aceleración de tendencias que ya se estaban dando a todo nivel, tanto en lo presencial como en lo virtual.

Hay un auge de la personalización. El usuario es cada vez más exigente y conectado, demanda experiencias únicas, cuándo y dónde quiera. No producimos para un número de audiencia, sino pensando en la persona que está al otro lado de la pantalla o del escenario. Es el auge de la personalización. Cada vez tenemos que pensar más en las audiencias, sus hábitos e intereses, en cómo comprenderlos de manera más rápida y mejor.

Este es un proceso de comprensión en el que el dato es un elemento esencial, pero la creatividad lo es aún más. El marketing solo no funciona. La creatividad es vital para tratar de aportar soluciones, nuevas formas producir y facilitar el consumo de bienes y servicios culturales de calidad.

El área cultural siempre ha sido un mundo líquido, que se reinventa constantemente. Y en este sentido, deberíamos tener una acumulación de conocimiento, pues siempre se ha visto obligada a responder a los cambios de tendencias de nuestras audiencias.

Para generar valor agregado, hay que entender la producción transversal. Frente a un determinado bien o servicio, debemos producir contenidos complementarios que puedan ser usados en otros medios y canales. Las acciones multiplataformas y multicanales empiezan a definir una nueva estrategia. Es una oportunidad para muchos en el sector creativo.

“Lo digital también significa escalabilidad. Es llegar a más personas”

Esta coyuntura y los cambios de hábitos que puedan darse, en especial hacia lo online, puede ser algo emocionante. Son tendencias que ya se venían desarrollando y que ahora se van a acelerar. Es posible que veamos ver cosas increíbles en poco tiempo.

Los nuevos hábitos digitales no tienen por qué verse como algo negativo. Gente que decía que la cultura no era para ellos, está empezando a acercarse. El origen de esto es que, en estos tiempos nos hemos refugiado en la cultura. Estamos consumiendo más cultura y eso es un aventaja importante. Pero no sólo eso, lo digital también significa escalabilidad. Es llegar a nuevas personas. El acceso de todos a la cultura desde casa abre la cuota de mercado.

La nueva generación es muy digital y va a querer consumir a través de ese canal. Esa generación está a la vuelta de la esquina, por lo que hay que prepararse. Y para hacerlo, las empresas tienen que atreverse y entender que innovar no es necesariamente hacer inversiones cuantiosas sino usar la creatividad para generar valor agregado.

“Transformar la crisis en un espacio para la creación de oportunidades”

Si algo ha demostrado la crisis de coronavirus es la fragilidad de nuestra sociedad y los diversos sistemas que la componen y sostienen, por lo que, para poder superar la coyuntura, es necesario entender la necesidad de colaborar y ser solidarios, lo cual se debe combinar con creatividad y apertura ante el cambio y la innovación. Aun cuando el horizonte se muestra poco alentador, si todas las partes se comprometen a actuar diligentemente, es posible evitar el declive del sector y transformar la crisis en un espacio para la creación y aprovechamiento de oportunidades.


Ficha de la Actividad

Encuentro Participativo
“CULTURA Y COVID 19 ¿NUEVOS HÁBITOS?”
Fecha: 24 de abril 2020
Hora: 18:00 – 19:30 pm
Vía: Zoom App
Ponentes Invitados: Kelena Farías, Aldo Ruiz, Jara Yañez, Juan Carlos de la Hoz, Ana Sara Soberón, Sonia Demet | Moderador: Ramon Colom
Participantes registrados: 108


No Comments

Post A Comment

Sobre Culturia

Nos dedicamos a la investigación, innovación, diseño y puesta en marcha de propuestas culturales que integren a una sociedad cambiante y heterogénea. Mezclamos nuestro talento, conocimiento e imaginación para crear experiencias innovadoras que hagan vivir y disfrutar de la cultura con los cinco sentidos.

Instagram

® Culturia 2020 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Política de Privacidad & Cookies