Culturia Profana

Entre Comillas - Cultura y Covid19 - Objetivo Audiencias - Blog

INFORME DE LA ACTIVIDAD “Cultura Y Covid-19 ¿Objetivo Audiencias?”

Para descargar el Informe en PDF

Creative Commons (CC)

Culturia Innovación Social, en el marco de su línea de trabajo de investigación y dinamización social, realizó, el jueves 30 de abril de 2020, el encuentro participativo online “Cultura y covid-19 ¿Objetivo Audiencias?”, que se efectuó a través de la plataforma Zoom. La sesión, que se desarrolló a lo largo de una hora y 30 minutos, culminó con la construcción de conocimientos de manera colaborativa con los participantes interesados.

La actividad forma parte de la adaptación online de nuestro formato “Entre Comillas”, una dinámica que parte de la premisa de acercar y abrir un canal de participación social, que permita poner en palabras nuestras inquietudes y pensamientos, promoviendo la creación y difusión colectiva de conocimiento, a través de un diálogo lúdico y respetuoso entre entendidos de la temática a desarrollar y la sociedad.

Vídeo completo de la actividad

Culturia | Innovación Social – Canal YouTube

 “Audiencias y creadores ante condiciones inéditas”

En las últimas semanas, la crisis económica toma fuerza. Según el FMI, el PIB español caerá 8% y el desempleo se disparará hasta el 20,8%. En 2020, más de 900.000 personas perderán su trabajo y, por lo tanto, buena parte de su capacidad adquisitiva. Nuestras audiencias seguramente se encontrarán con una restricción presupuestaria que afecte su capacidad de consumo en general.

Por otro lado, el confinamiento en los hogares nos ha hecho refugiarnos en las pantallas. Los españoles, en promedio, hemos estado consumiendo Internet durante dos horas y 56 minutos al día, 30 minutos más de lo que hacíamos durante el mes de febrero. El fenómeno Netflix se ha incrementado con 16 millones de suscripciones nuevas hasta mediados de abril. En sus pantallas hemos visto también hechos importantes, como el encumbramiento del documental Tiger King por encima de las ficciones, un ejemplo de nuevos lenguajes y contenidos demandados por sus usuarios.

Por otro lado, el Museo del Prado ha sumado más de 2 millones de visitas a su web, solo en las primeras dos semanas de cuarentena. Esto ha representado 258% más que lo visto el mes anterior. Parece claro que al salir del confinamiento nos encontraremos con una audiencia más familiarizada con la oferta cultural en línea.

Durante este mismo período de tiempo, prevenir el contagio se convirtió en el gran objetivo de todos. El espacio público pronto se convirtió en un lugar al cual debíamos de temer. Ya el día antes de iniciarse el confinamiento, el Museo del Prado había tenido 5500 visitantes menos a lo habitual, es decir una pérdida de 68,75 % del público. Hoy, siete de cada 10 españoles tienen miedo de salir a la calle y contagiarse. Un estudio realizado en EEUU por IPSOS y publicado recientemente por Reuters indica que apenas 27% de los estadounidenses estaría dispuesto a ir a una sala de cine, a un teatro o a un concierto antes de que existiese una vacuna contra el coronavirus. 32 % señala que definitivamente no lo hará y lo que es más sorprendente aún, 55 % de la población encuestada señalan que no debería programarse ninguna actividad antes de que se tenga la vacuna. Una valoración, es posible, que también esté muy presente en la mente de algunas personas en nuestro país.

A este panorama, se suma la limitación en el aforo de los espacios culturales hasta apenas 33,3% de su total, cifra que muchos advierten como insuficiente para poder hacer sostenible la actividad económica de los recintos. Esto parece generar un escenario en el que el distanciamiento físico y el miedo al contagio van a competir con el público en ver quién ocupa más espacio en las salas. Algunas instituciones como el Museo Guggenheim, el Thyssen o el mismísimo Prado, entre otras instituciones, se preocupan por no poder tener suficiente afluencia de público en los próximos meses.

Todo esto configura un escenario muy complejo, el cual hay que entender y afrontar. Parte de la tarea es evaluar cómo asumimos los retos de unas audiencias que se encuentran, como todos, ante una combinación de condiciones inéditas y con las cuales, como es natural, creadores, gestores e instituciones, queremos tener contacto para atraerlas e implicarlas en nuestro quehacer.

“Asumir la tarea de dialogar con las audiencias, y cuanto antes, mejor”

El tema de las audiencias es muy complejo. No obstante, es claro que hay que aproximarse a ellas y en cuanto más rápido se haga, mejor. Los creadores tienden a ocuparse de este tema cuando ya tienen la obra lista. Lo que estamos tratando de posicionar es un cambio de mentalidad. Hay que pensar en la audiencia desde el mismo momento en el que estamos concibiendo un proyecto.

Desde el World Cinema Fund se está trabajando en este tema, con la intención de dar claves metodológicas para abordarlo en el cine, si bien lo aprendido es extrapolable a cualquier disciplina artística. El esfuerzo comienza con un análisis 360 grados sobre el proyecto, pues hay que conocer profundamente los valores y las ideas que se desprenden de la propuesta cultural que estamos trabajando. Con esa información, tratamos de ubicar los nichos de audiencia que se identifican con estos valores e ideas y asumimos la tarea de dialogar con ellos. Para lograr esto último, construimos narrativas que nos permitan conectar.

Este trabajo es una labor continuada en el tiempo. La meta debe ser entablar conversaciones constantes con las audiencias, entendiendo estas no sólo como personas, sino también como lugares. Y es que la meta es clara: el público identificado debe saber que el producto existe e implicarse con él de alguna manera. Para lograr esta relación tan estrecha debemos conocer los canales y medios a través de los cuales alcanzar a la audiencia. Esto incluye las maneras de informarse que tiene el nicho identificado. 

En el siguiente enlace, pueden encontrar más info sobre la metodología: https://cutt.ly/0yloAFZ.

Estos planes son flexibles y deben tener la capacidad de reevaluarse y adaptarse a las circunstancias. La crisis del coronavirus, aunque inesperada, es una coyuntura que debe asumirse como tal en este plan de alcanzar a las audiencias. Debemos apostar por superar esta situación. La gente volverá a conquistar el espacio público. Lo online no buscará sustituir a lo presencial, pero ciertamente lo enriquecerá y con ello, también a la relación entre creadores y audiencias.

“Aunque el teatro está concebido para el directo podemos plantearnos otros formatos” 

Durante las fases de desescalada previa a la apertura de las salas, la gestión de los espacios se plantea interrogantes acerca de cómo hacerlo, con qué contenido y a quién dirigirlo. Reabrir un espacio cultural es un proceso que puede durar semanas o meses.

El público deberá tener información, y en este punto será clave la campaña de comunicación dirigida a las audiencias. Es importante trabajar en el público nada cautivo, es decir el más joven, que serán las audiencias del mañana, mediante redes sociales. También resulta importante la labor con el grupo medio cautivo,comprendido entre los 30 y 50 años, que aún no está fidelizado. 

La experiencia de la situación actual y el creciente uso de plataformas digitales de contenido nos indica que puede coexistir el teatro para ser visto en directo y su visualización en formato audiovisual mediante plataformas como el caso de Pantalla Pentación (con 400.000 visualizaciones) o canales de televisión.

Esta alternativa abre un nicho de negocio que demanda el registro audiovisual, incorporando más recursos y potenciando el criterio artístico de las producciones en directo para su posterior reproducción. 


Ante el desafío de las limitaciones de aforo en espacios cerrados, es importante fortalecer también las alternativas en el aire libre, aprovechando las buenas condiciones climáticas de los meses de mayo a septiembre.

Igualmente, es relevante establecer los protocolos de seguridad y de operatividad que vayan permitiendo una reactivación de las funciones, con miras a que -en el mediano plazo- se generen las condiciones de seguridad para retornar a los recintos en plenitud. De la misma forma, será importante resaltar el valor agregado de la presencialidad, como un recurso para tratar de atraer nuevamente a las audiencias a estos lugares.

“Es un desafío integrar otras lógicas de cultura digital, no sólo con el uso de redes sociales sino como herramientas para la sostenibilidad”

Frente a un escenario inédito del que no puede sustraerse el sector artístico y cultural, es difícil lograr que los públicos vuelvan por el sólo hecho de abrir un espacio. Recuperar la confianza del público nos lleva a remitirnos cómo era el vínculo con la audiencia antes del confinamiento, lo que implica analizar la actitud y predisposición para ir a un espacio cultural. 

Será necesario que las salas repiensen sus modelos de gestión para implicar a los públicos, definir estrategias de formación y de fidelización que puedan colaborar sin perder de vista el actual estado social de perplejidad y miedo. Este será un proceso largo, que podría durar dos años. 

Iniciaremos un largo trabajo colectivo, en el que los espacios deben conocer a su audiencia y considerar aspectos más allá de lo generacional para determinar el perfil. Debemos asumir que los públicos no son homogéneos, lo que habilita una diversidad de formas de creación. En este punto, es relevante para el sector el entendimiento de las dinámicas de relación. Así podremos transitar, de las configuraciones actuales de autocines y teatros Zoom, hacia la recuperación de los modos de participación y el nivel de compromiso de la audiencia. 

Por otro lado, la implicación de las audiencias es un fenómeno cada vez más marcado. Durante el confinamiento hemos visto como incluso se han roto esquemas generacionales relacionados con esta área. Aplicaciones como TikTok, que se encasillaban como de uso adolescente, han trascendido y son frecuentadas por todas las edades. Hay una nueva manera de relacionarnos con las pantallas y también, nuevos deseos de expresarnos y de co-crear contenidos para ser compartidos.

Esta gran aproximación a las nuevas tecnologías vista durante el confinamiento, también vuelve más urgente la atención de un fenómeno social como lo es la brecha en el acceso a las redes, lo cual puede implicar nuevos retos que deben ser asumidos e investigados. 

“Hay una demanda de nuevos lenguajes y miradas por parte de las audiencias”

En el mundo, estamos lejos de la homogeneidad en cuanto a la evolución de la crisis del coronavirus. Esto nos permite ver las distintas velocidades en la demanda cultural. Lo que sí es inequívoco, es el crecimiento del consumo en línea, a través de distintas plataformas. En el caso del audiovisual, esta tendencia se ve acompañada por el constante crecimiento de los catálogos disponibles en línea.

Este incremento hace que se corra el riesgo de que muchas producciones se pierdan entre la multitud de títulos. Aquí, el marketing y los esfuerzos publicitarios de grandes estudios logran que ciertas obras resalten por encima del resto. No obstante, esto parece no ser suficiente para alcanzar el éxito, ya que también estamos observando un alza en el abandono temprano de muchos de esos contenidos. Hay un océano de películas, pero surge en muchas ocasiones el cansancio ante la falta de sorpresa o calidad.

El detenimiento de los rodajes de buena parte de los filmes, se convierte en una gran oportunidad para establecer nuevos diálogos entre los prestadores de servicios de streaming, agregadores y los agentes de venta respecto a los títulos ya existentes, pues hay una demanda clara de nuevos lenguajes y miradas por parte de las audiencias. Esto podría dar cabida a propuestas más independientes, más allá de las habituales que ocupan la mayor parte de los catálogos de los servidores en streaming.

En paralelo, hay otros sucesos que empiezan a llamar la atención, como el retorno a los autocines que se está dando en EEUU, una muestra de las múltiples soluciones que se van consiguiendo a los problemas. Hay que evitar caer en los dilemas, pues las salidas seguramente será combinaciones de muchas ideas.

Se acelerará la cohabitación entre lo presencial y lo virtual. Hay que proponer la hibridación de todos los modelos de negocio posibles. Si bien, ganarán espacio algunas dinámicas digitales, el espectáculo presencial se está “difiriendo”, no extinguiendo. Es fundamental recordar que sea cual sea la vía de disfrute (online, presencial u otra), siempre habrá dos cosas que serán fundamentales al momento de seleccionar un producto cultural: la originalidad y la calidad del mismo.

“Transformar la crisis en un espacio para la creación de oportunidades”

La crisis del covid19 configura un escenario muy complejo, el cual hay que entender y afrontar tendencias que actúan como amenazas, pero que también pueden ser espacio para las oportunidades.  Atraer a las audiencias hacia espacios físicos o digitales, no debe ser visto como acciones competitivas, sino complementarias. La hibridación y la cohabitación entre ambas alternativas pueden generar nuevas fórmulas para aproximarnos a ellas. Estas maneras deben ser cuidadas, realizadas con tiempo, esmero y foco. El diálogo, las medidas de seguridad, la implicación e incluso, la co-creación, son elementos que debemos asumir al momento de pensar en las estrategias para conectar con un público, que ha quedado marcado por semanas de cuarentena, temor al contagio y dificultades económicas, pero que también está deseoso de seguir consumiendo cultura.


Ficha de la Actividad

Encuentro Participativo
“CULTURA Y COVID 19 ¿OBJETIVO AUDIENCIAS?”
Fecha: 30 de abril 2020
Hora: 18:00 – 19:30 pm
Vía: Zoom App
Ponentes Invitados: Isona Admetlla, Jesús Cimarro, Javier Ibacache, Juan Carlos Lossada | Moderador Invitado: Ramon Colom
Participantes registrados: 118

2 Comments
  • Isona Admetlla
    Posted at 13:59h, 11 mayo Responder

    Felicidades por el buen trabajo de creación y compartición de conocimiento que estáis haciendo desde Culturia. También por la rapidez con la que habéis adaptado los contenidos en estos tiempos. Ha sido un placer para mí haber aportado mi granito de arena participando en esta actividad que me encantó pero me supo a poco:)
    Estamos en contacto.
    Fuerte abrazo,
    Isona

    • German Mori
      Posted at 10:29h, 13 mayo Responder

      Muchas gracias por participar y encantados de que hayas compartido con nosotros. Esperamos tenerte para próximas iniciativas.
      un abrazo grande.
      Culturia Team

Post A Comment

Sobre Culturia

Nos dedicamos a la investigación, innovación, diseño y puesta en marcha de propuestas culturales que integren a una sociedad cambiante y heterogénea. Mezclamos nuestro talento, conocimiento e imaginación para crear experiencias innovadoras que hagan vivir y disfrutar de la cultura con los cinco sentidos.

Instagram

® Culturia 2020 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Política de Privacidad & Cookies