Culturia Profana

LA CULTURA UN ANTES Y UN DESPUES COVID

La salud del sector cultural: Un antes y un después del estado de alarma

Las industrias culturales ante el reto de sobrevivir

(Parte 1)

Alcanzado el pico de la pandemia en España e instalada la sensación de que el sistema sanitario podría estar mejor preparado para atender a la crisis, las conversaciones en torno al levantamiento de la cuarentena empiezan a ganar espacio. En el sector cultural, las voces que piden evaluar sus particularidades y vulnerabilidades se han multiplicado. La opinión pública se ha sumado a estos reclamos. Las autoridades nacionales, autonómicas y locales han declarado su intención de escucharlos y llevar a la práctica medidas de apoyo.

Parece que las fichas para las industrias culturales se empiezan a mover, de cara a lo que será el día después del fin del confinamiento. No obstante, el tablero de este juego, no parece estático sino que cambia y se vuelve tan imprevisible como el virus que lo redibujó. Nuevos matices aparecen en las audiencias; surgen nuevas normas y restricciones; se incrementa la fragilidad del ecosistema productivo. En cuestión de semanas, lo que parecía podía ser un año alentador, se ha transformado por completo y no sabemos del todo cuán profundo será el impacto de la modificación.

En este artículo especial trataremos de reflexionar sobre la situación, aportando algunas ideas para el debate público y buscando, en todo momento, sumar para la recuperación de una industria que aporta no solo riqueza, sino contenidos y soportes simbólicos que nos hacen mejor como sociedad.

La salud del sector cultural: Un antes y un después del estado de alarma

El sector cultural se mostraba como uno de los más dinámicos de la economía española. Con un crecimiento superior al de la media, esta área se había desarrollado hasta aporta el 3,5% del PIB nacional, lo que se traduce en una generación de riqueza de aproximadamente 40.000 millones de euros y una fuerza laboral que rozaba las 700.000 personas (3,6% del total). La cantidad de empresas culturales también había tenido cifras positivas: 3,6% más desde el último año. Estos números, provenientes del Anuario de Estadísticas Culturales del MCD, no incluyen el valor agregado que dan las fuerzas creativas al turismo, la restauración o a la propia marca España.

Por otra parte, los hábitos culturales de la población parecían seguir augurando un corto y mediano plazo caracterizado por el crecimiento sostenido. El consumo en todas las disciplinas se mantenía en ascenso y, como mínimo, un 65% de la población hacía uso de bienes o servicios culturales, según se desprende de los resultados de las encuestas de hábitos culturales del Ministerio de Cultura y Deportes (última edición la de 2018-2019). Esta tendencia al alza había permitido al sector recuperar y mejorar los niveles previos a la crisis financiera mundial de 2008.

No obstante, también es cierto que estas cifras positivas no habían dado solución a algunos de los problemas medulares de esta industria, tales como la precarización de las condiciones de buena parte de sus trabajadores o como la vulnerabilidad jurídica y financiera que la vuelven una de las principales víctimas de los ciclos económicos,

Este era el panorama de las industrias culturales hasta el mes de febrero de 2020. No obstante, la agudización de la epidemia en España y la declaración del estado de alarma nacional rompieron con esta dinámica e impusieron otra, radicalmente distinta. Este frenazo cultural no tiene precedentes, ya que ni durante la Guerra Civil hubo una suspensión de la acción artística y recreativa como la que vemos en nuestros días.

El confinamiento para evitar más contagios de covid19 ha vaciado salas y centros culturales, ha suspendido hasta la fecha 30.000 funciones de artes escénicas, evitado la venta de 5,6 millones de entradas de cine,  detenido unos 300 rodajes y ha generado pérdidas globales de 3000 millones de euros, según datos comunicados por asociaciones del sector, tales como FECE, ACE, la Unión de Actores, ADEPI, entre otros.

Las fuerzas del sector quedaron paralizadas en el mundo físico, para tratar de reactivarse en el virtual. Decenas de festivales artísticos, presentaciones, exposiciones y demás contenidos culturales empezaron a abrirse paso entre las redes; mientras aquellos servicios -sobre todo audiovisuales y musicales- que ya se habían consolidado a través de recursos online, alcanzaron nuevas cotas en su consumo.

Durante esta cuarentena, nuestra forma de entender el consumo y la producción culturales ha quedado en un limbo. Trabajadores, estudiantes, gestores, analistas, instituciones y consumidores parecieran no tener una idea clara de cómo será el futuro para las actividades culturales, de ocio y entretenimiento. En tiempos de necesario distanciamiento social, las particulares condiciones del sector -caracterizado por hacer uso de espacios para el disfrute o el encuentro colectivo (teatros, salas de cine, museos, monumentos, bibliotecas, galerías, librería, entre otros)- no facilitan la vuelta a la normalidad. De hecho, muchos expertos ya indican que es muy posible que, la cultura, sea de las últimas áreas en poder reactivarse plenamente.

Como vemos la situación es muy compleja y amenaza con ser un tsunami que se lleve por delante a buena parte del tejido empresarial, asociativo y social que hoy compone a estas industrias creativas. La fragilidad financiera, la precariedad de los trabajadores y la inseguridad jurídica del sector se han vuelto más visibles y peligrosas que antes.

Si bien evitar este tsunami es posible, requerirá mucho esfuerzo, pues habrá que aprender a lidiar con altos niveles de incertidumbre en un contexto enrarecido por la pandemia. Para construir un camino hacia la recuperación del dinamismo del sector, es importante que todos los actores del ecosistema cultural esten atentos ante la evolución de los factores que marcarán el devenir del quehacer creativo en los próximos meses. Visualizar esos elementos claves y actuar en consecuencia, ya sea de forma individual o colectiva, será básico para la superación de la coyuntura.

No Comments

Post A Comment

Sobre Culturia

Nos dedicamos a la investigación, innovación, diseño y puesta en marcha de propuestas culturales que integren a una sociedad cambiante y heterogénea. Mezclamos nuestro talento, conocimiento e imaginación para crear experiencias innovadoras que hagan vivir y disfrutar de la cultura con los cinco sentidos.

Instagram

® Culturia 2020 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Política de Privacidad & Cookies