Culturia Profana

CulturiaBlog_Solidaridad - Santiago Sanchez Cogedor

Santiago Sanchez Cogedor: Solidaridad, una bicicleta y el «viaje de mi/tu vida»

En el marco del #DíaMundialdelaSoliraridadHumana, celebrado cada 20 de diciembre por las Naciones Unidas, queremos sensibilizar sobre la importancia de valores como la solidaridad y visibilizar el trabajo de las personas que buscan la justicia social, cuyas iniciativas ayudan a la gente a superar la pobreza, el hambre y las enfermedades.

Justamente una de estas iniciativas, es la que ha iniciado Santiago Sanchez Cogedor, un aventurero de 39 años, quien decidió dejar el confort de su hogar, su familia, sus amigos, por ir en busca de un viaje un poco especial. Un viaje, que lo llevaría desde Alcalá de Henares hasta Arabia Saudita en bicicleta, recorriendo a su paso, orfanatos, hospitales, ONG’s y ayudar en todo lo que estuviera en sus manos.

Aquí os dejamos la entrevista que le hemos realizado:

  • ¿Cuándo comenzaste a montar en bicicleta y porqué decidiste realizar este viaje en bicicleta?

“Empecé de niño a montar en bicicleta, pero tue un parón hasta 15 días antes de realizar el viaje en bicicleta, y quise realizar el viaje en bicicleta, aparte de por ser económica, ecológica, y que también con la bicicleta puedes más lugares y debido también a que vi a mucha gente que realizaba viajes en bicicleta”

  • ¿Cuándo comenzaste a ayudar a la gente que lo más necesitaba, y que te llevó a ello?

“No tengo un día clave, desde siempre cuando alguien necesitaba ayuda, algo dentro de mí me impulsaba a realizar estas buenas acciones. Formalmente, yo comencé a ayudar a centros sociales, cuando hace 2 años realicé un viaje yo solo a Brasil, para ayudar a un orfanato, como voluntario. Y en mi camino me llevó a ayudar a la gente que lo necesitaba, ya que vivimos en un mundo con mucho egoísmo, dónde las personas que nos va bien se nos olvidan a diario, que hay personas que necesitan nuestra ayuda, y nosotros no hacemos nada para cambiar las cosas”.

  • ¿En qué momento decidiste dejar a todos sus amigos, familia, y a todo tu entorno para dedicarse a realizar “el viaje de mi/tu vida”, como tú lo llamas, y comenzar con la aventura de la ayuda por distintos países?

“¿Qué es todo? El todo es algo relativo, para cada persona puede ser una cosa u otra. Yo en concreto, tenía una inquietud, soñé con salir a ver mundo, estaba acostumbrado a ver imágenes y vídeos del mundo, creadas por otras personas, y ahora soy yo, quien envía videos realizados por mí. Yo necesitaba un cambio, y tuve que perderme de mi zona de confort, para poder encontrarme, y ver lo que verdaderamente era la vida, y así llegué a encontrarme a mí mismo”

  • ¿Cuál fue el momento más duro de tu viaje, en qué situación y por qué?

“He tenido muchos días duros, a nivel físico, en Eslovenia con carteles que decían que había osos, dónde aparte de eso me llovió mucho, y tuve mucho frío. En el desierto de Jordania, pasé mucho calor por el día, y mucho frío por la noche. Y emocionalmente, en dos ocasiones, una al norte de Italia en un pueblo llamado “Pordenone”, empecé a hablar con una chica, que era la directora de un centro de ayuda a discapacitados, (dónde no se me informó) que dicho centro era de personas discapacitadas, entonces yo, no sabía qué hacer, ya que nunca había tenido la ocasión antes de ser voluntario de un centro de personas discapacitadas, pero con ayuda del traductor, de esa chica, y gracias a mi ilusión, y a mis ganas de realizar bien las cosas, me puse una nariz de payaso, y comencé a sacarles sonrisas, y a ayudar a este centro del norte de Italia. Otro momento que para él fue muy duro, fue mi estancia en un campo de refugiados, que por circunstancias externas a mí, tuve que estar viviendo con personas de distintos países durante cinco meses, y yo doy gracias a esas personas, porque me enseñaron a valorar, y seguir de frente, por qué yo veía como había personas ahí que les faltaba algún brazo, alguna pierna, o que directamente lo habían perdido todo lo que tenían, y seguían con una sonrisa y con fuerza para seguir, y nosotros que son cosas cotidianas que tenemos y no lo valoramos, mientras que esas personas sí”.

  • ¿Qué has aprendido de este viaje? Cuéntanos algo que te haya marcado

“En primer lugar, y para mí lo más importante, el respeto, donde yo aprendí en que no hay que fijarse ni en el color de piel, ni la cultura, porque por todo el mundo hay gente buena y solidaria independientemente de todo. También he aprendido, las bases de toda feliz convivencia entre personas, el respeto, la generosidad, orden, educación, limpieza, puntualidad, y todos estos valores son gratis, yo los he aprendido viajando, el llegar a un sitio y decir, hola, gracias, que pases un buen día… Yo tenía estos valores presentes antes de mis viajes, pero, empezaros a ser de vital importancia a la hora de encontrarme yo solo contra el mundo. También aprendí a optimizar el agua, aprovechar la luz del sol, a cocinar, a estirar los músculos antes, y a mirar el aquí y ahora, y disfrutarlo, y sobre todo a revisar todo en general, es decir, este viaje me enseñado a ser una persona muy previsiva, y qu3e antes por desgracia con el confort que tenía desconocía. No todo es aprender de la manera que nosotros creemos, también puedes a aprender a desaprender pensamientos o valores de tu vida, en mi caso yo desaprendí el miedo, también el “por qué” de algo, una pregunta que nos hacemos todos a diario, dónde yo ahora mismo he aprendido a preguntarme “y porque no”. He desaprendido también a no concentrar bienes materiales en un armario, a que no es de vital importancia ir los sábados por la mañana de compras a comprarme una sudadera,  teniendo otras 3 en el armario, que a lo mejor solo me pongo una vez en mi vida, eso en mi opinión es una felicidad momentánea, ya que vas a estar feliz el día que lo uses por primera vez, luego el resto de veces ni te vas a acordar de ella, y lo mismo lo puedo aplicar a la gente que trabaja mucho para poder pagarse el coche que quiere, o un reloj bonito.”

  • ¿Cómo describirías, tu famosa cadena de favores?

“Sinceramente yo mido mi felicidad según a los corazones que haya llegado, yo quiero ayudar y seguir ayudando a todas las personas que pueda mientras siga permaneciendo a este mundo. Intento ofrecer todo lo que puedo, y lo que tengo a los demás, ya que a mí se me ha hecho lo mismo en situaciones anteriores y me gustó que me ayudasen. Por ejemplo, un cantautor deja una canción como señal de que ha permanecido a este mundo, yo mientras tanto me conformo con permanecer en los corazones de las personas que he ayudado”.

  • ¿Qué recomendarías a las personas que quieren realizar en su vida una ayuda similar a la que realizaste?

“Yo no soy quién para dar consejos, pero si puedo dejar claro, que, si alguien tiene un sueño, por muy loco que sea, por muy complicado que le parezca a cada uno, que lo persiga, que la vida pasa muy deprisa. Y antes de tomar alguna decisión, que escuche a su corazón, que ese no le va a fallar, puede escuchar a todo el mundo, pero si tu corazón te dice otra cosa, tu al final no vas a ser feliz hasta que lo hagas”

“Si tienes un sueño persíguelo, que no te lo cuenten, sal y vive, que puedas decir mañana, o pasado mañana, allí estuve yo”.

Santiago Sánchez Cogedor.

Sigue sus historias en Instagram @santiago_sanchez_cogedor

No Comments

Post A Comment
Este sitio está protegido por reCaptcha y se aplican la Política de privacidad y los Términos de servicio de Google

Sobre Culturia

Nos dedicamos a la investigación, innovación, diseño y puesta en marcha de propuestas culturales que integren a una sociedad cambiante y heterogénea. Mezclamos nuestro talento, conocimiento e imaginación para crear experiencias innovadoras que hagan vivir y disfrutar de la cultura con los cinco sentidos.

Instagram

® Culturia 2020 | Todos los derechos reservados | Aviso Legal | Política de Privacidad & Cookies